SOBRE MÍ

Hola a todos los que os apasiona la cocina, a los que os gusta comer, a los que os gusta mirar lo que se cocina, y a los que os ponéis a cocinar y la mayoría de las veces no obtenéis el resultado deseado.

Desde que contaba cuatro años ya tengo recuerdos relacionados con la cocina. Subido a un taburete hacía compotas de manzana en la cocina de leña de mi abuela Sara, cuando no estaba ayudándola a hacer galletas, bizcochos de nata o dulce de manzana.

Con posterioridad, en la adolescencia fue cuando di mis primeros pasos en solitario. Recuerdo que el primer plato que elaboré con cierto fundamento fue una tarta de manzana con base de masa quebrada; tendría 14 años. Después la carta fue ampliándose a un ritmo cada vez mayor, galletas, magdalenas, bizcochos, brazos de gitano, empanadas, tartas de almendra, pizzas... Luego vinieron los encargos, y los conocidos empezaron solicitar mis elaboraciones para sus fiestas y comidas.

En 2003 empezó la aventura de los platos salados. Al irme a vivir solo empecé a meterme con los cocidos, los asados, las sopas, los potajes, los pescados, las carnes. Hoy puedo decir que no hay muchos platos que se me resistan y son mi madre y mi abuela Tití las que me llaman para preguntarme cómo se hace un determinado plato. Todo ello sin perder de vista que el diablo sabe más por viejo que por diablo, por eso también les pido a ellas consejo.

En mi casa, al igual que en muchas otras de Asturias había un libro indispensable: "El Arte de Cocinar" de María Luisa García. A través de este libro fui descubriendo los trucos y las recetas que hoy manejo. Aprovecho pues la ocasión para mostrar mi agradecimiento a esta gastrónoma mierense, con la que seguro muchas personas han aprendido a cocinar.

Quiero dar las gracias también a todos los que de alguna manera han ayudado a enriquecer mi recetario: mi madre, mi abuela Sara que en gloria esté, mi abuela Tití -que me prestó "el cuaderno de su cursillo de cocina"-, a mi padre que siempre ha sido mi conejillo de indias y ha digerido muchos experimentos fallidos, a Merce Nosti que es una cocinera tremenda, a Maite Berros que me regaló "El Arte de Cocinar II", Mariángeles Álvarez que siempre que me pilla en la cocina me hace cientos de preguntas, a Paco y Sara, a Juan por ser tan buen cliente, a Pili y Eduardo que también son buenos clientes... Y en general gracias a todos los que me decís que mis platos están buenísimos. Por último no me puedo olvidar de mi hermano Pablo, cámara en las vídeo-recetas, y casi que se podría decir, que el responsable de calidad de mi blog y de mis platos.