19/12/10

Cookies de chocolate y nuez

Ya estamos en Adviento, y si me apuráis casi en Navidad: es tiempo de galletas. Ayer se vino a casa un amigo para aprender a hacerlas y estuve de pruebas. La receta más conocida de cookies es la de Nestlé Toll House. La he probado muchas veces pero nunca me ha convencido: si las haces poco se quedan muy blandas (fluffy en el peor de los sentidos) y si las haces mucho se quedan muy crujientes (crispy en el peor de los sentidos). Parece ser que estas galletas son así, y a los norteamericanos les gustan mucho. Aquí en Europa nos gusta más la textura de las galletas que compramos en el supermercado, v.g. Chips Ahoy.

La receta de pastas que más me gusta es la de la pasta sable con almendra molida, y partiendo de ahí he ideado estas cookies. En casa tengo un montón de nueces que me dieron Asturias y es momento de ir dándoles salida. Creo que con esta receta nos aproximamos bastante al objetivo, aunque todavía es mejorable.
Ingredientes

300 g de mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo (tamaño L)
1 sobre de azúcar vainillada (1 cucharada)
100 g de azúcar blanquilla
100 g de azúcar moreno
1 pizca de sal
125 g de nueces partidas
200 g de chocolate en perlitas (o 200 g de chocolate de postres en trocitos)
500 g de harina

Elaboración
Si tenemos un robot de cocina lo mejor es que pulvericemos los dos tipos de azúcar y lo reservemos. Por otro lado, las nueces debemos partirlas ligeramente, de modo que los trozos no sean muy grandes, pero que también se encuentren al morder la galleta.
Si hacemos la masa en amasadora, mezclamos a velocidad máxima la mantequilla, el azúcar pulverizado, el huevo y el azucar vainillado hasta obtener una crema homogénea. A continuación bajamos la velocidad al mínimo y añadimos las nueces y el chocolate. Justo después incorporamos la harina y mezclamos hasta obtener una masa homogénea (no conviene amasar mucho). Dividimos la preparación en tres partes, y hacemos con cada una un rulo que envolvemos en film transparente (sería como formar tres baguettes). Dejamos que la masa repose en el frigorífico al menos dos horas.
Precalentamos el horno a 180ºC. Sacamos los rulos del frigorífico, cortamos porciones de entre 0,5 y 1 cm, les damos forma ligeramente (unos pellizcos con la mano son suficientes) y las vamos colocando en la bandeja. Lo mejor será que utilicemos bandejas de aluminio cubiertas con papel de hornear, así no se quemarán por debajo. Si no tenemos, ponemos papel de aluminio en una bandeja normal y después pondremos encima el papel de hornear. Las vamos a cocer 20 minutos a altura media.
Cuando estén frías las guardamos en una lata si no se las comen todas antes. Ya veréis que ricas. 

1 comentario:

Sara - Cocina Para Emancipados dijo...

Pues de sabor no sé cómo estarán, pero a la vista son super apetecibles!
Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada