29/3/10

Tarta de fresas (sin leche)

Hace dos o tres semanas fue el cumpleaños de una amiga que no puede tomar leche. Yo me ofrecí a hacerle una tarta, y ella me insistió en que por favor fuese apta para su estómago. Eché a rodar mi imaginación y se me ocurrió lo que os cuento a continuación (si queréis hacerla con leche, sustituís la bebida de soja por ella):
Ingredientes

Para el bizcocho
6 huevos a temperatura ambiente
6 cucharadas soperas de harina
6 cucharadas soperas de azúcar
1 sobre de royal
Para la crema pastelera
1 litro de bebida de soja (a mi la que más me gusta es Alprosoja de Central Lechera Asturiana)
7 cucharadas soperas de azúcar
6 yemas
4 cucharadas soperas de harina extrafina de maíz (Maizena)
2 cucharadas soperas de azúcar vainillado
1 rama de canela
La piel de una naranja y la de un limón

Para el almíbar
1 vaso de azúcar
1 vaso de agua
1 chorro de licor de cereza o si no brandy

Para el merengue
6 claras a temperatura ambiente
12 cucharadas de azúcar
1 cucharada de cremor tártaro o unas gotitas de zumo de limón

Para relleno y adorno
500 gr de fresas
Azúcar
1 vasito de postre de gelatina de fresa (sección de yogures del supermercado)

Elaboración
Lo primero que haremos será lavar y limpiar las fresas. Reservamos un puñado que picamos en daditos pequeños. El resto las laminanos para la cubierta. En ambos casos las reservamos en un recipiente y las espolvoreamos con abundante azúcar (5 ó 6 cucharadas).

A continuación vamos a preparar el bizcocho. Precalentamos el horno a 175ºC. Engrasamos y enharinamos un molde -redondo o cuadrado, como prefiramos-. Separamos las claras de las yemas y en un recipiente bien seco, batimos las claras a punto de nieve. Cuando estén bien firmes y sin dejar de batir, añadimos el azúcar poco a poco. Después de esto obtendremos un merengue al que incorporaremos las yemas, una a una y sin dejar de batir. Será entonces cuando incoporemos la harina junto con la levadura tamizadas. Haremos esto con sumo cuidado, realizando movimientos envolventes de arriba a abajo para evitar que la mezcla pierda aire. Vertemos la preparación en el molde y horneamos durante 30-40 minutos. Conoceremos que el bizcocho está en su punto cuando al pincharlo con una aguja o cuchillos salgan limpios. Una vez cocido, reservamos mientras se enfría.

A la par que se cuece el bizcocho elaboramos el almíbar y la crema. Para el almíbar hervimos el agua con el azúcar y el brandy durante 5 minutos, a continuación lo reservamos y dejamos enfriar. Para la crema pastelera ponemos en una cacerola la bebida de soja menos un vasito, junto con las pieles de naranja y limón, la canela, el azúcar y el azucar vainillado. Dejamos que hiervan 5 minutos. En el vaso de la batidora ponemos a su vez las yemas con la maizena y el vasito de leche reservado, y mezclamos hasta su completa disolución. Una vez hervida la bebida de soja, retiramos la canela y las pieles de limón y naranja. Con la ayuda de unas varillas, a fuego medio, y sin dejar de remover, incorporamos la mezcla de las yemas. Cuando la crema haya espesado y hervido cinco minutos, la retiramos y dejamos enfríar.

Una vez que todo lo anterior esté frío o teplado, montamos la tarta. Cortamos el bizcocho en dos capas. Bañamos la primera a nuestro gusto con el almíbar; extendemos la crema pastelera y sobre ella esparcimos las fresas cortadas en daditos. Colocamos la otra capa del bizcocho y volvemos a emborracharla con el almíbar -tampoco conviene pasarse-. Cubrimos la parte de arriba con las fresas laminadas.

Ponemos la gelatina en un cuenco y calentamos unos segundos en el microondas para que se quede más líquida. Con la ayuda de una brocha pintamos toda la cubierta de la tarta con ella. A continuación prepararemos el merengue: en un bol bien seco ponemos las claras a temperatura ambiente y el cremor tártaro o las gotitas de limón. Batimos bien hasta que las claras estén firmes, entonces agregaremos sin dejar de batir el azúcar, poco a poco, hasta que obtengamos un merengue. Podemos poner más o menos azúcar según nuestro gusto. Introducimos el merengue en un manga y adornamos los bordes de la tarta.

Dejamos que la tarte repose en el frigorífico y servimos bien fresquita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario