10/3/09

Buñuelos de bacalao

Hoy toca otra receta muy propia de Cuaresma: los buñuelos de bacalo. (Pili, no te quejarás, ¡por fin los pongo en el blog!).

Mi abuela Sara hacía unos fritos de bacalao de rechupete, además eran de esas recetas de posguerra que llevaban poco bacalao y que en cambio parecía que llevaban un montón... La lástima es que la fórmula maestra estaba en su cabeza y se fue con ella... He preguntado a sus vecinas y las de su quinta, para ver si alguien se acordaba de la receta, pero no hubo suerte. Supongo que la aprendería en alguna casa en la que sirvió cuando era joven. En cualquier caso, aquí va esta fórmula tratando de reproducir el sabor de los fritos de "Güelita".


Ingredientes (para 6-8 personas)
250 g de bacalao desalado
3 dientes de ajo
2 cucharadas de perejil picado
50 ml vino blanco
Agua
Sal
Aceite de oliva

Masa de buñuelos

125 g de harina
2 huevos
1 cucharadita de café de sal
2 cucharadas soperas de aceite de oliva
1 sobre de levadura química (Royal)
150 ml de agua

Aceite para freír

Elaboración:
Vamos a preparar el bacalao en salsa verde, porque si no, resultaría muy insípido. En una cacerola a fuego medio ponemos 3 cucharadas de aceite de oliva y doramos un poquito el perejil y los dientes de ajo picados, a continuación añadimos el bacalao en trocitos y le damos unas vueltas. Incorporamos el vino blanco y cubrimos con agua (cubrir significa en este caso que el agua llegue a la altura del bacalao, nada de “ahogarlo”). Dejamos que se cueza de 5 a 10 minutos, hasta que la salsa se reduzca y el bacalao se deshaga. Salamos al gusto.

Ahora vamos a preparar la masa de los buñuelos. Separamos las claras de los huevos. Las claras las montamos a punto de nieve (aunque creo que podemos prescindir de este paso si andamos apurados). En una fuente mezclamos las yemas, con el aceite y el agua, a las que añadiremos la harina con la sal y la levadura. Finalmente, con cuidado incorporamos las claras.


Una vez que tenemos el bacalao listo, lo deshacemos con un tenedor y lo mezclamos con la masa. Si vemos que la mezcla está muy rala podemos agregar más harina. Para que os hagáis una idea la textura debe ser como la de la mezcla para hacer las magdalenas de chocolate y nuez (menudo ejemplo el mío…).

Podemos reservar la mezcla y freír los buñuelos cuando queramos. Para ello ponemos aceite abundante en una sartén, a fuego medio-fuerte, y vamos poniendo cucharadas soperas de masa. Si los buñuelos se desparraman es porque les falta harina. Cuando se hayan hecho de un lado les damos vuelta y los hacemos del otro; luego los escurrimos sobre papel de cocina. Se pueden tomar fríos o calientes.

2 comentarios:

Cris dijo...

Marcos, tienen pinta de estar riquiiiisimos!!!!!
Un saludo.

Anónimo dijo...

HOla MArcos soy noelia.
Dios !!! que buena pinta tiene por dios!!! acabo de hacerun copia- pega que ya veras.....
BEsos

Publicar un comentario en la entrada