29/4/08

Tarta de crema y fruta en almíbar

Esta tarta es muy básica y nada arriesgada, por tanto, ideal para cualquier celebración. De este modo daremos con el gusto de todos los invitados.



Ingredientes:

Bizcocho corriente
6 huevos
Unas gotitas de zumo de limón o de vinagre
6 cucharadas soperas de harina
6 cucharadas soperas de azúcar
1 sobre de levadura química (Royal)

Crema pastelera
1 litro de leche entera
8 cucharadas soperas de azúcar
4 cucharadas soperas de harina extrafina de maíz (Maizena)
6 yemas de huevo
1 cucharada sopera de azúcar vainillado
1 rama de canela

Cobertura y baño
1bote pequeño de melocotón en almíbar
1bote pequeño de piña en almíbar
1 kiwi
Azúcar
Mermelada de albaricoque o brillo para tartas

Adorno
400 ml de nata para montar
6 cucharadas soperas de azúcar
2 sobres de estabilizante para nata (opcional)

Elaboración:

En primer lugar vamos a preparar el bizcocho, para ello precalentamos el horno para que esté a una temperatura de 180ºC. Engrasamos y enharinamos un molde desmontable para tenerlo listo en cuanto hayamos preparado la mezcla del bizcocho.

En un bol –ha de estar muy seco, si tuviese alguna gotita de agua, las claras no subirían bien- ponemos las seis claras, y reservamos en un cuenco las yemas. Es muy importante también que las claras estén a temperatura ambiente, si estuviesen frías de la nevera no cogerían mucho aire. Añadimos las gotas de limón y batimos con la ayuda de las varillas de la batidora hasta que estén bien firmes. Conoceremos este punto porque veremos que se forman “pelotas” o grumos grandes. Será entonces cuando incorporemos el azúcar, poco a poco y sin dejar de batir –si lo hiciésemos de golpe, podría bajarse este merengue-. Seguidamente incorporamos las yemas, una a una y sin dejar de batir. Obtendremos así una espuma consistente a la que incorporaremos la harina con la levadura. Para mezclar la harina, lo haremos sin batir, con la simple ayuda de una cuchara grande, haciendo movimientos envolventes de abajo hacia arriba. Si lo hiciésemos bruscamente la mezcla perdería el aire y el bizcocho no quedaría esponjoso. Vertemos la preparación en el molde y cocemos unos treinta minutos en el tercio inferior del horno, hasta que el bizcocho esté dorado y al pincharlo con un cuchillo éste salga limpio. NUNCA SE DEBE ABRIR EL HORNO ANTES DE 20 MINUTOS, si lo hacemos, el bizcocho se bajará. Una vez listo, dejamos enfriar un poco, desmoldamos y dejamos que enfríe por completo.

Entretanto vamos a elaborar la crema pastelera. Para ver cómo, pincha aquí.

Una vez que tengamos listo y frío lo anterior, montaremos la tarta. Cortamos el bizcocho en dos o tres discos, que bañaremos con el almíbar de la fruta. Recomiendo repartir el almíbar con la ayuda de una brocha. Entre las capas, extenderemos la crema pastelera.

Para la cobertura de la tarta, utilizaremos la piña, el melocotón y el kiwi. Pelamos y cortamos el kiwi en lonchas, que espolvoreamos con azúcar. Laminamos también el melocotón. Repartimos la fruta por la superficie del bizcocho y barnizamos con la mermelada o el brillo. Podemos poner también crema pastelera con la ayuda de la manga.

Finalmente montamos la nata, para ello ha de estar bien fría. La ponemos junto con el azúcar y el estabilizante y batimos hasta que esté firme. OJO CON BATIRLA DEMASIADO, SI NOS PASAMOS LA CONVERTIREMOS EN MANTEQUILLA. Con un una manga pastelera la repartimos cubriendo los bordes.

Conviene preparar la tarta la víspera y mantenerla en el frigorífico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada