12/12/07

Tarta de manzana y crema


Ingredientes:

Masa quebrada
200 g de mantequilla
240 ml de agua
2 yemas
1 sobre de levadura química (Royal)
1 chorrito de brandy
4 cucharadas soperas de azúcar
Harina, la necesaria

Crema pastelera
½ litro de leche entera
1 vaina de vainilla o 1 cucharada sopera de azúcar vainillado
6 cucharas soperas de azúcar
2 huevos
2 cucharadas soperas de harina extrafina de maíz (Maizena)

Cobertura de manzana
1 manzana reineta grande (valdría otra variedad)
Azúcar para espolvorear
1 cucharadas sopera de azúcar
4-5 cucharadas soperas de mermelada de albaricoque

Elaboración:

En primer lugar se debe preparar la masa quebrada, para ello mezclamos todos los ingredientes a excepción de la harina –la mantequilla debe estar fundida- hasta que estén ligados, será entonces cuando incorporemos la harina, amasamos unos minutos y estiramos un poco con la ayuda de un rodillo. Ahora no es necesario dejar la masa fina, con un grosor de un dedo es suficiente. Damos tres pliegues a la masa, ponemos en plato y cubrimos con un film transparente, dejándola reposar en el frigorífico al menos dos horas.

Mientras reposa la pasta vamos a hacer la crema pastelera. Del medio litro de leche reservamos un vasito (150 ml aproximadamente), el resto lo ponemos a hervir con la vainilla y el azúcar. En el vaso de la batidora disolvemos los huevos con la leche reservada y la maizena; cuando la leche que tenemos al fuego hierva, quitamos fuerza al fogón y lo dejamos a potencia media, es ahora cuando añadimos la disolución del huevo sin dejar de remover con las varillas. Veremos como la crema va espesando poco a poco y una vez que hierva la retiramos y dejamos que se enfríe.

Cuando la pasta quebrada haya reposado el tiempo antedicho, la estiramos hasta dejarla muy fina, casi transparente. Antes, habremos encendido el horno a 180ºC. Con la masa hemos de forrar un molde bajo de unos 30 cm de diámetro. Pasando el rodillo por los bordes del molde y haciendo un poco de presión eliminaremos el exceso de pasta. Sirviéndonos de un tenedor pinchamos la base de la tarta para que no se infle mucho al cocer y pondremos además medio kg de garbanzos en el hueco.

El empleo de legumbres a la hora de hornear pasta quebrada es bastante común. Con el peso, la pasta no se deforma al cocer y luego es más fácil rellenar las tartaletas. Como estas legumbres no sirven para cocinarlas después, lo más útil es guardarlas en un bote y emplearlas siempre que tengamos que hacer pasta quebrada.

Una vez hechas las operaciones anteriores, metemos el molde en el horno y cocemos hasta que los bordes estén ligeramente dorados. Sacamos del horno y dejamos enfriar, quitamos también los garbanzos.

Sobre la masa quebrada extendemos con la ayuda de una espátula la crema pastelera. Partimos la manzana, una vez pelada y descorazonada, en láminas de entre 1 y 2 mm de espesor y cubrimos con ella toda la superficie de la tarta. Espolvoreamos un poco de azúcar por la superficie y gratinamos en el horno a 200º. Cuando la manzana esté más o menos hecha, sacamos del horno y damos brillo a la superficie de la tarta con un brocha y mermelada de albaricoque.

1 comentario:

Anónimo dijo...

esta bien

Publicar un comentario