11/12/07

Casadielles fritas



Ingredientes:

Masa
125 ml de leche
1 dado de levadura de panadería o 1 sobre de la misma desecada
1 cucharita de postre de azúcar
125 ml de agua
1 cucharita de postre de sal
250 ml de aceite de oliva
1 cucharada sopera de margarina (sin fundir)
500-750 g de harina

Relleno
200 g de nuez picada
200 g de avellanas tostadas y picadas
200 g de azúcar
1 chorrito de anís
1 chorrito de agua

Elaboración:

En primer lugar vamos a preparar la masa. Calentamos la leche medio minuto en el microondas para que quede tibia. Disolvemos en ella la levadura y la cucharadita de azúcar. Dejamos transcurrir unos minutos, y cuando veamos que se forma una espuma en el vaso, que crece hasta casi duplicar el volumen de la leche, proseguimos con la preparación. En un bol ponemos la leche con el agua y la sal, removemos hasta que se disuelva, y añadimos el aceite y la margarina. Vamos añadiendo la harina hasta obtener una masa que no se pegue ni a las paredes del recipiente ni a las manos. Es conveniente trabajar la masa de cinco a diez minutos para que adquiera la textura idónea. La ponemos de nuevo en el bol, cubrimos con un film transparente y dejamos reposar hasta que doble su volumen.
Para elaborar el relleno mezclamos la avellana con la nuez, agregamos un chorrito de anís y ponemos azúcar poco a poco hasta que quede a nuestro gusto. Vertemos un poquito de agua hasta que adquiera una textura pastosa.

Cuando la masa haya reposado, formamos las casadielles. Con la ayuda de un rodillo la estiramos hasta que quede bien fina. Formamos rectángulos de unos diez centímetros de largo y cinco de ancho. En el centro del rectángulo ponemos una tira de relleno, enrollamos la pasta y sellamos los bordes con la ayuda de un tenedor. Una vez hechas todas las casadielles podemos freírlas. La mejor opción para la fritura es emplear una cacerola. Ponemos tres dedos de aceite y calentamos a fuego medio-alto, una vez adquiera la temperatura, vamos friendo y volteando. Si el aceite está muy caliente se quemarán y no se harán por dentro, de lo contrario, chuparán mucho aceite. Cuando estén frías las espolvoreamos con azúcar glas.

1 comentario:

Pablo dijo...

Doy fe de su experiencia y buen hacer en la cocina.

Publicar un comentario en la entrada